domingo, 30 de diciembre de 2012

FELIZ 2013


ALGUNOS PÁRRAFOS EN "CABO TRAFALGAR"

Algunos párrafos en “Cabo Trafalgar”




         _El comandante del Antillas lo conoce bien con su lealtad y su buen humor. A él, a Fatás y a los otros. Hasta los peores acabarán hoy ganándose el jornal. Hay días, concluye, que redimen toda una vida.


         _Y luego ronco de gritar, sordo de sus propias voces, oyendo como un rumor confuso, lejano, los estampidos de los disparos, los cañonazos, el ziaaang, ziaaang de las balas que buscan su cuerpo, Nicolás Marrajo Sánchez, natural de la ensenada de Barbate, provincia de Cádiz, hijo de madre poco clara, sin trabajo ni profesión conocida salvo la de pícaro, contrabandista, rufián y buscavidas, escoria de las Españas, reclutado forzoso por un piquete de leva en la taberna "La gallinita de Cai", se envuelve la bandera roja y amarilla en torno a la cintura, remetiéndosela por la faja, y se pone a trepar como puede por los obenques…


        _…y cuando por fin Marrajo llega a la boca de lobo de la cofa, y allí, las manos temblando, con uñas y dientes, como puede, anuda la bandera y ésta se despliega en la brisa (el puto león con la lengua fuera), desde el navío inglés llega el clamor de los enemigos que lo vitorean.

sábado, 29 de diciembre de 2012

CABO TRAFALGAR




TÍTULO: CABO TRAFALGAR
AUTOR: ARTURO PÉREZ REVERTE

            Con ocasión del bicentenario del combate naval más famoso de nuestra historia, la batalla de Trafalgar, en la que se enfrentó la escuadra inglesa comandada por el almirante Horacio Nelson y la escuadra combinada franco-española bajo el mando del almirante francés Villeneuve el 21 de Octubre de 1805, Pérez Reverte nos narra de forma apasionada y llena de fuerza las peripecias de esta batalla. Esta novela le valió ser condecorado en el año 2005 con la Gran Cruz al Mérito Naval, la más alta distinción otorgada por la Armada Española para un civil.
            Nos cuenta la participación en el combate, del navío español Antillas y su tripulación, especialmente la de su comandante Carlos de la Rocha, el guardiamarina Ginés Falcó y el marinero de leva Nicolás Marrajo Sánchez, que como otros muchos es reclutado a la fuerza en Cádiz. Aunque en Trafalgar nunca luchó un navío llamado Antillas, el novelista se toma esa libertad para introducirnos en los pormenores de la refriega. Sin embargo, para el resto de lo narrado en el libro, los nombres de los marinos, los barcos, las tácticas etc. sí que ha empleado rigurosa documentación histórica. No deja tampoco de impresionarnos con la terminología náutica que parece dominar y que nos demostró ya también en “El asedio”.
            Emplea un lenguaje que de tan llano y dicharachero propio para expresarse la marinería llega a ser demasiado cargante cuando lo emplea el narrador. Lo ameniza también con vocablos ingleses y franceses así como una jerga gaditana que nos da idea de lo que sería el modo de comunicarse entre tan variopinta tripulación.
            El autor, durante tantos años corresponsal de guerra, sabe recrear con maestría el transcurrir de la batalla de una manera tan viva que pareciera oírse el estruendo de los disparos de cañón, el olor de la pólvora, el volar sobre las cabezas el silbido de las balas y el chasquido del maderaje de los barcos frente a los impactos recibidos.
                Viene pues este relato a complementar lo que ya conocíamos de esta batalla por el que en su día hiciera Pérez Galdós en uno de sus Episodios Nacionales  titulado “Trafalgar”.

           



lunes, 17 de diciembre de 2012

lunes, 26 de noviembre de 2012

LOS VENENOS



LOS VENENOS A TRAVÉS DE LA HISTORIA
                Los venenos han sido utilizados para muchos propósitos durante toda la existencia del hombre, y han permitido grandes avances en ramas de la medicina, toxicología y tecnología, entre otras.
                El uso del veneno se inició en la Edad Antigua, cuando fue utilizado como herramienta de caza para acelerar y asegurar la muerte de las presas. Luego, en la época del Imperio romano, uno de los usos más extendidos fue el asesinato. Ya en 331 a. C., se registraron envenenamientos en la comida o en las bebidas. El uso de sustancias letales se presentaba en todas las clases sociales. Así, por ejemplo, la nobleza las usaría a menudo para deshacerse de oponentes políticos o económicos en beneficio propio.
                En la Edad Media europea, aparecieron antídotos para muchos de los venenos más conocidos, pero el envenenamiento se convirtió en una forma de matar cada vez más popular. Esta popularidad fue creciendo por la disponibilidad de los venenos en las apotecas que vendían productos medicinales y, desde allí, las sustancias que habían sido usadas tradicionalmente con propósitos curativos fueron empleadas para otros más siniestros. Aproximadamente en la misma época, otras zonas del mundo hicieron grandes avances en términos de venenos. Por ejemplo los árabes habían logrado elaborar arsénico inodoro y transparente, con lo cual los asesinatos se volvieron casi imposibles de detectar.

jueves, 22 de noviembre de 2012

martes, 20 de noviembre de 2012

VOLAVÉRUNT



TÍTULO: VOLAVÉRUNT
AUTOR: ANTONIO LARRETA

Escrita a partir de una novela
            Un aguafuerte de la serie Los Caprichos realizado por el pintor español Francisco de Goya y Lucientes da título a esta novela de ficción que se enclava en el periodo histórico del reinado de Carlos IV de España.
            Antonio Larreta define el contenido de su novela como unas memorias apócrifas de Manuel de Godoy, príncipe de la Paz. Parte de unos hechos a los que el autor ha dado una interpretación imaginaria, aunque las notas de pie de página son rigurosamente históricas.
            La trama se centra en la muerte de la duquesa de Alba. La última noche de su vida, la duquesa da una fiesta en la que reúne a amigos y enemigos. Esta notable mujer se desenvuelve entre las intrigas del heredero al trono, el príncipe Fernando y las de su madre la reina Mª Luisa en un reinado marcado por una manifiesta corrupción moral.
            Asisten a esa fiesta:
Goya, famoso pintor y uno de los personajes más relevantes de este relato junto con el ministro D. Manuel Godoy. Pepita Tudó amante de Godoy, su propia mujer la condesa de Chinchón. D. Fernando príncipe de Asturias, el cardenal-arzobispo de Toledo D. Luis de Borbón, los condes-duques de Benavente-Osuna, el conde Haro y su prometida Dña. Manuela Silva, general Eusebio Cornel, D. Carlos Pignatelli pariente y acompañante de la anfitriona, D. Isidoro Máiquez y Dña. Rita Luna famosos actores de la época así como D. Manuel Costillares matador de toros.
Badajoz, casa natal de Godoy
            La de Alba sufre un envenenamiento esa noche aunque se certificó muerte natural. Veinte años más tarde y ya en el exilio Godoy junto a Goya pretenden desentrañar lo que verdaderamente ocurrió. Cada cual cree tener una explicación a los hechos y ambos han sufrido todo ese tiempo los remordimientos por no haber sacado a la luz cuanto sabían; en ésto, una carta póstuma de otro de los personajes que concurrieron allí la fatídica noche, pondrá en claro tantas dudas.

jueves, 1 de noviembre de 2012

ALGUNOS PÁRRAFOS EN "LA CORTE DE CARLOS IV"



         …caigo también en que sus movimientos tenían una gracia especial, un cierto no sé qué, un encanto indefinible que podrá expresarse cuando el lenguaje tenga la riqueza suficiente para poder designar con una misma palabra la malicia y el recato, la modestia y la provocación.
         (El amolador) …yo digo y repito que todos estos señores parece que están bobos. Nosotros, los que no sabemos leer ni escribir, acertamos a veces mejor que ellos; y lo que ellos no pueden ver, porque les encandila el sol de un poder que tienen tan cerca, lo vemos nosotros desde abajo; y si no, di tú: ¿No es preciso estar ciego para comprender que Napoleón no dice lo que tiene pensado? ¿Ese hombre, no ha revuelto todas las partes del mundo; no ha quitado de los tronos los reyes que ha querido para poner a los mocosos de sus hermanos?
         (De Amaranta) …era la personificación de aquella máquina interior, para el vulgo desconocida, que se extendía desde la puerta de palacio, hasta la cámara del Rey, y de cuyos resortes, por tantas manos tocados, pendían honras, haciendas, vidas, la sangre generosa de los ejércitos y la dignidad de las naciones; era la granjería, la realidad, el cohecho, la injusticia, la simonía, la arbitrariedad, el libertinaje del mando, todo ésto era Amaranta; y sin embargo, ¡cuán hermosa!

martes, 30 de octubre de 2012


TÍTULO: LA CORTE DE CARLOS IV
AUTOR: Benito Pérez Galdós



         Tomando como tema principal el del honor y la dignidad en uno de sus personajes, Gabriel, (que ya aparece en otro de los Episodios Nacionales, concretamente en Trafalgar como criado de un ilustre marino) aquí con unos dieciséis años va a ser el narrador de una serie de aventuras ligadas a personajes y acontecimientos históricos en la corte del rey Carlos IV.
         Siendo criado de una famosa actriz de la época en cuya casa se reúnen en ocasiones gentes de la nobleza, él pretende labrarse un futuro más próspero poniéndose al servicio de una importante dama sin saber que para ello debería traicionar sus nobles principios y su dignidad, cosa que no está dispuesto a hacer.
         Moviéndose por ambientes muy distintos que van desde la propia corte hasta los más populares de la ciudad de Madrid con sus peculiaridades, sus ambiciones, sus gentes, su bullir cotidiano, sus logros y sus carencias, él aprende de todos ellos. Nos ofrece también una gran variedad de personajes que van desde los más encumbrados, como el propio monarca, hasta la humilde hija de una modistilla de la que está enamorado, o el del amolador, en quien se concentra una gran parte del saber popular.
         Los acontecimientos históricos que ponen el telón de fondo a la novela se desarrollan en 1807 cuando Napoleón consigue de Carlos IV la autorización para que su ejército atraviese la frontera. Ese mismo año tiene lugar El motín de El Escorial, cuyo objetivo es derrocar al primer ministro Godoy y forzar la abdicación del rey. Para conseguirlo hacen públicas las relaciones entre el favorito y la reina. Los partidarios del Príncipe de la Paz y de la reina, luchan por conservar el poder y sus privilegios defendiéndose de los del príncipe heredero, el futuro Fernando VII. Ambos bandos se apoyan en Napoleón, que piensan puede garantizar el establecimiento de la paz. El astuto emperador juega a su favor con unos y otros. Envía sus tropas a España y Portugal pero con distinto propósito.
            Gabriel participa en este episodio como testigo privilegiado de las diversiones, tertulias, rivalidades e intrigas que enfrentan a los partidarios y enemigos tanto del favorito Godoy como del príncipe Fernando.

martes, 11 de septiembre de 2012

LA CONJURA DE LAS REINAS. ANOTACIONES


Personajes principales.
Reyes participantes en la guerra de Troya.

-Agamenón: Rey de Micenas.
-Ulises: Rey de Ítaca.
-Áyax Telamonio: Rey de Salamina.
-Néstor: Rey de Pilos.
-Idomeneo: Rey de Creta.
-Menelao: Rey de Esparta.
-Áyax Oileo: Rey de Locrida.
-Diomedes: Rey de Argos.

Personajes no participantes en la guerra.

-Clitemnestra: Esposa de Agamenón.
-Egialea: Esposa de Diomedes.
-Helena: Esposa de Menelao.
-Penélope: Esposa de Ulises
-Pirro: Hijo de Aquiles y Rey de Epiro.
-Orestes: Hijo de Agamenón.
-Pisístrato: Hijo de Néstor.
-Egisto: Amante de Clitemnestra y asesino de Agamenón.



lunes, 10 de septiembre de 2012

LA CONJURA DE LAS REINAS

TÍTULO: LA CONJURA DE LAS REINAS
AUTOR: VALERIO MASSIMO MANFREDI






             Comienza este relato de tintes épicos cuando un extranjero cuenta en el palacio donde lo acogen después de su naufragio, la historia de lo que siguió a la guerra de Troya; lo que les ocurrió a sus héroes al regreso y las verdaderas razones de la guerra. Uno de los oyentes hace de narrador. Corresponde esta época al período entre el final de la Edad del Bronce y el principio de la Edad del Hierro en el mundo helénico
             Los reyes aqueos regresan a sus tierras, sin embargo no saben que las reinas, encabezadas por Clitemnestra, esposa de Agamenón, han planeado derrocarlos. En el complot se verán involucradas en mayor o menor medida Clitemnestra, Helena esposa de Menelao, Egialea esposa de Diomedes y Penélope esposa de Ulises. Desean un matriarcado como en épocas pasadas.
           La reina Clitemnestra, dolida por la muerte de su hija Ifigenia, sacrificada para obtener el favor de los dioses en la guerra, con ayuda de su amante Egisto mata a su esposo quien había regresado victorioso pero apesadumbrado por tanto horror como había vivido.
           Por otro lado Diomedes, rey de Argos, descubre a su regreso que su esposa Egialea planea su muerte. El rey piensa que es la venganza de la diosa del amor, Afrodita, a quien hirió en la batalla cuando ésta interpuso su mano para defender a su hijo Eneas. Por tanto decide abandonar su reino y no provocar una guerra civil entre ellos. Huye entonces en busca de una tierra donde espera fundar su nueva patria. Algunos de sus hombres le siguen.
          Áyax es víctima de la ira de Poseidón y Ulises emprende su interminable periplo. 
          Por su parte Diomedes en su huída emprende una serie de aventuras por tierras de la península itálica, en donde tiene que enfrentarse a guerreros que además de no compartir sus códigos de honor disponen de mejores armas hechas ya de hierro. Pierde muchos de sus hombres en batallas, su nueva esposa no sobrevive a tantas penalidades, las tierras que conquista no son como su amada Argos, el botín de la guerra de Troya que lleva consigo tampoco es lo que él espera. Su última gesta será ir en ayuda de Menelao y en la travesía del mar perecen. Es un héroe al que no abandona la tragedia, sin embargo es también un líder, sus hombres no lo abandonan y comparten su suerte hasta el final por decisión propia.
            Menelao logra evadir la conjura debido a un misterio relacionado con su esposa Helena, y es él quien tiene más posibilidades en adelante de restaurar el orden previo a la guerra. Contará para ello con la ayuda de Orestes, hijo de Agamenón, Pirro hijo de Aquiles y Pisístrato hijo de Néstor.
            Las reinas acaban fracasando en su intento.